🤕📚 ¿POR QUÉ NO FUNCIONAN LOS LIBROS DE AUTOAYUDA?

TIEMPO PROMEDIO DE LECTURA: 4 minutos

¿Por qué no funcionan los libros o discursos motivacionales?

A mi me ha pasado, y a ti también.

Comienzas un libro que trata de resolver cualquier cosa que te ronda por la cabeza, algo que te carcome por dentro, desde dejar de fumar a perder peso pasando por ganar dinero por Internet, y subrayas con toda la buena intención del mundo aquellas frases claves que te hacen erizar la piel y te hacen pensar “Joder, esto es lo que necesitaba”.

Terminas el libro, tienes la motivación a lo “a tope jefe de equipo” pero según va pasando el día la realidad, tú realidad, comienza a enfriar esa ebullición de tu cabeza hasta dejarte más tieso que un churro de hace tres días.

No estás solo.

La gran mayoría de veces que consumas cualquier material de este tipo no va a servirte de nada.

Pero no es tu culpa.

Primero, porque el ser humano no esta preparado para tantos impactos.

Según un estudio de la Universidad de California (como si te digo de Wisconsin, pero bueno, que es la de California, de verdad) ha concluido que el cerebro humano recibe unos 34 gigas de información CADA DÍA entre consumo de redes sociales, televisión, libros y demás medios.

Evidentemente eso no hay cerebro que lo asimile y, por salud mental, la gran mayoría de esos datos pasan a través de nuestro cerebro con menos fuerza que la pinza caza peluches de una máquina de feria.

Te lees tu frase motivacional de turno y tu masa gris la pone en el mismo cubo que las cifras de contagios de la semana pasada en Burgos y el sticker de tu prima del pueblo en el grupo familiar.

Motivación diluida cual azucarillo.

Segundo, porque no ha todo el mundo le funciona lo mismo.

Un libro o un vídeo de Youtube no es más que un tipo contando desde su perspectiva qué le ha funcionado a él mismo o a gente que conoce para resolver/conseguir algo.

Oye, que se lo agradecemos, pero si solo existiera una manera de entender la mente humana la carrera de psicología duraría dos fines de semana y solucionaríamos el conflicto de Oriente Medio tomando un té en una tarde.

Quicir, que lo que me funciona a mi no tiene que funcionarte a ti.

Todos conocemos a alguien que ha dejado de fumar. Unos lo han conseguido fumando cada día menos pitillos, después quizás han pasado a un vapeador, luego a unos chicles de nicotina y, finalmente, han conseguido dejarlo. Mi abuelo, por ejemplo, fumaba un paquete diario y un día le dijeron lo que podría causarle el tabaco a largo plazo y procedió a tirar lo que le quedaba del paquete que le tocaba ese día y no volvió a fumar nunca más en su vida.

Métodos distintos para un mismo problema.

Y eso me lleva al último punto. Tercero y último, no todo el mundo está dispuesto al sacrificio.

Imagina que has tenido un accidente aéreo en un desierto y eres el único superviviente. Tras días de vagar por el desierto, con la cara quemada y los labios rajados de la deshidratación, atisbas un pequeño lago entre palmeras. Corres como loco hacia él para saciar esa sed que llevas incrustada en la cabeza desde el accidente, pero al llegar al lago ves que está rodeado de arañas que acuden a la humedad.

De pronto recuerdas que tienes fobia a las arañas.

¿Qué haces?

Ya te lo digo yo. Pisas 5 arañas en tu camino a meter la cabeza dentro del lago. Y quizás no te las comas por vergüenza torera.

Estarías dispuesto a todo por ese sorbo de agua.

Con esto me refiero a que muchísima culpa de que no funcionen este tipo de discursos motivacionales no la tiene el discurso en sí, si no tu motivación real al respecto.

“Joder, qué guapo estaría vivir en Bali” “Joder, qué guapo sería tener esos abdominales”.

Ya, pero “qué guapo” no es motivación suficiente para hacer esos cambios radicales en tu vida, debes encontrar una motivación REAL que haga despertar el deseo irrefrenable de conseguirlo.

Hay quien lo consigue cuando su salud esta en peligro, cuando ha vivido una experiencia emocionalmente dura o ha tenido un hijo, por ejemplo.

Tú tienes que encontrar la tuya propia, no es algo en lo que pueda ayudarte el escritor o youtuber de turno.

En resumen, mi recomendación para motivarte al cambio sería:

MANTENER EL FOCO: No puedes estar a todo, céntrate en lo que quieres cambiar o mejorar, en eso que te quita el sueño, y evita saturarte con los miles de impactos (TV, Tuits, YT, Twitch, Podcast, etc) que recibimos al día o, al menos, sé muy selectivo con ellos.

ENCUENTRA TU MÉTODO: No digo que te vayas al Tibet a encontrarte a ti mismo, si no que pruebes cosas y quédate con lo que te sientas más cómodo. No hace falta que te levantes a las 5 de la mañana o que medites antes de dormir, si encaja contigo, abrázalo, pero no tienes que copiar hábitos de nadie porque tú eres tú y nadie más. Adapta estos hábitos a tu manera de ser y a tu día a día.

BUSCA UNA MOTIVACIÓN: No hace falta que sea algo digno de alabar. Quizás quieras ponerte muy fuerte simplemente para dar celos a tu ex o ganar más dinero que tu suegro solo para fastidiarlo. Los motivos más bajos son igual de efectivos que los más castos y puros si te llevan al mismo lugar. Pueden ser egoístas o altruistas pero lo importante es que consigan moverte por dentro de verdad y no sean vacíos.

¿Cuál es tu motivación?

¿QUIERES CONTARNOS ALGO?

TIENES LAS SIGUIENTES VÍAS PARA HACERLO

EN NEWSLETTERS ANTERIORES...

ÚNETE A LA COMUNIDAD #PENSARNODUELE

2 comentarios en “🤕​📚​ ¿Por qué NO FUNCIONAN los libros de autoayuda?”

  1. Pingback: 💩 Si te ESFUERZAS puede que TE COMAS UNA MIERDA - Pensar No Duele

  2. Pingback: 😕 SER LIBRE es INCÓMODO - Pensar No Duele

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.